En los fenómenos extremos, la responsabilidad del ser humano es indudable

Juan Carlos Rguez. Murillo. Científico titular del Centro de Ciencias Medioambientales del CSIC
De todos los fenómenos relacionados con el tiempo y el clima, son seguramente los eventos meteorológicos extremos los más utilizados para ilustrar las noticias sobre cambio climático. Imágenes de sequías, huracanes, inundaciones… las acompañan habitualmente. Y con razón, porque tales fenómenos son los más espectaculares, y, además, el cambio climático influirá (está ya influyendo) sobre ellos.
Con nuestro conocimiento actual del clima y su evolución futura, el IPCC afirma en su último informe de evaluación, que es muy probable que los extremos de temperatura, olas de calor y precipitaciones torrenciales se hagan más frecuentes en el futuro. También es probable una mayor intensidad de los devastadores ciclones tropicales (tifones y huracanes), con velocidades máximas de los vientos y precipitaciones asociadas mayores.
Todo ello no significa que, dado un huracán en particular o una sequía, podamos afirmar que el ser humano es responsable de ello. La conexión causa efecto entre los cambios que sí son atribuibles al ser humano directamente (como el aumento de las concentraciones de gases de invernadero en la atmósfera) y el fenómeno en cuestión, sea huracán, sequía u otro de los mencionados, es lo bastante compleja como para que lo más que podamos decir es que el ser humano contribuye a la mayor probabilidad de que se den estos extremos meteorológicos. Al final, la mayor intensidad de las olas de calor y de los huracanes se va a producir, por lo que la responsabilidad del ser humano en estos fenómenos es cierta, aunque sea en sentido estadístico.

¿Que opinas?

Hoy os dejamos con dos encuestas.

Espero que opinéis y nos digáis lo que pensáis, ya que vuestra opinión es muy importante para nosotros.

Un saludo.

PD: ¡Muchas gracias a todos! ¡En tan solo dos días nuestras redes sociales van avanzando poco a poco!

Artículo de opinión de Esther Rivas

http://www.todosobrecampo.com.ar/fotos%20preperadas/cosechadora-5650.jpg

En este artículo Esther Rivas nos muestra como tanto la agricultura como la ganadería son dos factores clave para evitar el cambio climático del futuro.

En el primer caso la agricultura repercute duramente a la aceleración del cambio climático ya que, por ejemplo es en esta  actividad donde se emite más (CO2 un 50%) ya que se vierten numerosos componentes altamente tóxicos, además de que se usan máquinas que queman un combustible bastante contaminante….

En el segundo caso se muestra como la ganadería como otro factor fundamental para solventar el cambio climático ya que  en esta actividad se vierten numerosos gases nocivos a la atmósfera (como por ejemplo con la formación de estiércol o en la formación de pienso etc…)

Finalmente esta autora nos muestra que si utilizamos unas técnicas sostenibles  tanto en la agricultura como en la ganadería contribuiríamos a la eliminación de 2/3 partes del CO2 que vertimos sobre la atmosfera

Para ver más: http://vinculando.org/articulos/otra_agricultura_para_otro_clima.html

Editorial acerca del cambio climático

http://liquidblog.files.wordpress.com/2007/05/cambio-climatico-climate-change.jpg

En primera estancia esta editorial establece con contundencia que el cambio climático es un problema de la actualidad. Para esto consolida a continuación algunas de las consecuencias negativas que ocurrirían si no tratamos este: el deshielo de los polos, negativas consecuencias en las zonas tropicales, el exterminio de combustibles fósiles, la aparición del efecto invernadero por el aumento de gases a la atmósfera .

A continuación apunta como principal culpable y principal salvador de esto, al ser humano

A posteriori, muestra como se produciría el efecto invernadero: “El efecto invernadero es muy parecido a lo que ocurre en los invernaderos para cultivos de plantas. Los rayos del sol al incidir en el suelo calientan el mismo. El suelo, una vez caliente, emite radiación infrarroja que es emitida al espacio y que es parcialmente reflejada por la atmósfera hacia el suelo otra vez. De este modo la temperatura del conjunto se eleva.”

Para completar esto muestra las consecuencias derivadas de este como son:

-          Un aumento de los gases en la atmosfera , que conllevaría a un amento de temperatura de forma acelerada

-          Una subida del nivel del mar y una mayor fuerza en tragedias naturales como huracanes, sequias…

-          El exterminio de la inmensa mayoría de las especies tanto animales como vegetales.

Tras esto ofrece una reflexión de que no se está exagerando estas consecuencias y que podemos ignorarlo pero que al final acabaremos pagándolo.

Finalmente se expone ,que todavía estamos en condiciones para poder solucionar esto y que para hacer esto debemos de tomar medidas al respecto. Como por ejemplo, la utilización de energías renovables en lugar de las tradicionales usando combustibles fósiles como fuente de recursos

Para ver más: http://www.neofronteras.com/opinion/?p=11

Artículo de opinión de Alberto Sanz “Reducir, Reutilizar y Reciclar, pero sobretodo Repensar”

En los últimos 20 años, las estrategias utilizadas parta reducir el impacto ambiental de las industrias se han centrado en la mejora de sus procesos productivos a través de la implantación de sistemas de gestión medioambiental (p. ej. ISO 14001, EMAS, etc.) o acciones de tratamiento denominados de final de tubo. Es decir, si la empresa tenía un problema de contaminación de sus aguas residuales instalaba una depuradora, si el problema era de contaminación atmosférica instalaba un filtro en su chimenea. Más recientemente, y delante de la gran cantidad de residuos generados por el consumo de productos aparece la estrategia de las 3R: Reducir siempre que sea posible, Reutilizar como segunda opción y Reciclar como última opción. Aunque es cierto que este tipo de estrategias han resultado efectivas en la mejora ambiental de determinados aspectos a nivel local (p. ej. mejora en la calidad de las aguas de nuestros ríos), también se ha constatado que han sido inefectivas para la mejora de problemas ambientales globales (p. ej. el calentamiento del planeta por el denominado efecto invernadero, etc.). Esto es debido a diferentes factores: en muchos productos su etapa de mayor impacto no se produce en su fase de producción, es decir, en la fábrica donde se está elaborando el producto, si no en otras fases de su ciclo de vida (p. ej. más del 90% del impacto producido por un coche considerando todas las etapas de su vida se produce durante la fase de uso); los productos no están diseñado en la mayoría de los casos para que los consumidores puedan reutilizarlos con facilidad ni para que su reciclado sea efectivo (normalmente en cualquier proceso de reciclaje es necesario introducir material virgen para que el producto resultante tenga una calidad aceptable); ni incluso la reducción del consumo resulta efectiva teniendo en cuenta que un elevado porcentaje de los productos dependen de recursos no renovables y no están hechos para evitar su impacto ni en la fase de uso ni en la fase de residuo, su reducción, por tanto, no soluciona el problema, simplemente ganamos tiempo antes de que se hagan palpables sus consecuencias.

Entonces, ¿qué podemos hacer? La única solución posible es Repensar la manera en cómo estamos haciendo las cosas, intentando que los ciclos de los productos sean ciclos cerrados que se asemejen a los ciclos naturales. No estaría mal, que un día al coger el coche en vez de un humo negro saliendo por su tubo de escape viéramos sólo vapor de agua, que cuando nos hubiéramos bebido una bebida pudiéramos utilizar su envase para abonar nuestras plantas, etc. Sólo repensando nuestra manera de producir seremos capaces de incidir sobre los problemas ambientales globales. Sería necesario ponerse ya a pensar en ello.

See full size image

Fuente: Archivo ECODES

http://archivo.ecodes.org/pages/articulos/articulo.asp?idarticulo=80

Bombillas recicladas

¡Hola!

Esta vez nos ponemos un poco pesimistas en lo que al reciclaje se refiere.

Buscando y recopilando noticias encontramos este artículo de opinión dela versión digital del diario de referencia “El País”:

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Reciclaje/bombillas/elpepiopi/20110224elpepiopi_9/Tes

¿Qué opinais? Es cierto que casi todos los productos se hacen con menos duración de la que tienen para conseguir aumentar así sus ventas pero, ¿pensáis que es ese motivo de crítica a la campaña de reciclaje?

Lo que está claro es que, ni todo es bueno, ni todo es malo. ¡Y nunca viene mal reciclar!

http://www.ecologiaverde.com/wp-content/2011/02/Campa%C3%B1a-para-el-reciclaje-de-flourescentes-y-bombillas-de-bajo-consumo.jpg

Articulo de opinión acerca del medio ambiente

Os dejo con un articulo de opinión de José Antonio Mayo Abargues,  que me ha parecido interesante rescatar y tambien me parece que plasma casi a la perfección la situación actual del reciclaje

 

 

See full size image

 

¿ Y vosotros que opinais?, enviadnos un comentario acerca de que os parece esta pequeña reflexión

http://www.bublegum.net/mayo/4250/Reciclar.html

Artículo de opinión de Lenin Cardozo :”Latinoamérica ambientalista, más allá de las ideologías “

Latinoamérica ha sido muy desafortunada copiándose los modelos políticos de Europa. En definitiva, todo lo que nos copiamos nos sale mal, con tendencia a lo pésimo. Fuimos felices, antes de que llegaran los hombres a caballo al continente. De venerar a la naturaleza pasamos hacer monárquicos. Luego republicanos a ratos, capitalistas, nacionalistas, socialcristianos, socialdemócratas, socialistas puros, comunistas utópicos o clásicos, imperialistas, anti imperialistas o pro de alguien, de alguna cosa teníamos que ser, en fin, nos cuesta mucho ser nosotros mismos.

Y no conformes con los conocidos fracasos de estos enfoques (ya llevan varios de ellos hasta 100 años de “ensayo”), la creatividad nos dio por resurgir muchas de estas arrugadas ideologías, colocándoles como novedad o elemento “fashion” que ahora son del siglo XXI. Es decir relanzamos “la marca”.

Los mismos europeos concluyen, que el mundo no ha sido mejor en esa supuesta distinción entre derecha-izquierda. El filósofo italiano Norberto Bobbio, ha sido reiterativo al expresar que la vieja izquierda estatal había privilegiado la igualdad (que no consiguió) sobre la libertad (que sí pisoteó). Donde la derecha tradicional ha seguido defendiendo que lo que importa es la libertad (que buscan siempre controlar), pues la igualdad, además de inalcanzable, es indeseable pues cierra el paso a las fuerzas económicas del mercado. Y a su vez, la nueva izquierda ha sostenido la necesidad de combinar libertad con igualdad.

El Sociólogo ingles Anthony Giddens, igual expresa que las ideas de la vieja izquierda son ya obsoletas; y las de la nueva derecha también han fracasado. Aunque sostiene que la división derecha-izquierda es insuficiente porque deja de lado problemas vitales; reconoce que se resiste a desaparecer. No basta apelar a un centro-izquierda para resolver los problemas, pues hay cuestiones que necesitan políticas radicales. Y concluye, que el socialismo estatal como el neoliberalismo globalizador han fracasado. En definitiva, este plato de espagueti ideológico solo lo entienden los europeos.

América, como continente, trae ya en sus genes una cosmovisión ambientalista, que viene de sus ancestros indígenas, y en el siglo XX, las primeras acciones que interpretan con valentía la defensa de la naturaleza, surgen de la zaga del Greenpeace, en Vancouver, al oeste de Canadá. Hippies ecologistas, llamaron la atención del mundo al protestar con independencia, sin compromisos partidistas ni vinculaciones con las ideologías existentes, las pruebas nucleares en el pacifico. Luego la intolerancia y el hostigamiento, de quienes gobernaban ese país para la época, obligo a la mayoría de sus fundadores a refugiarse en Europa. Era demasiado sospechoso, en plena guerra fría, protestar para defender el planeta.

La propuesta ambientalista, no es la tercera vía, ni es el nuevo traje de una izquierda o de una derecha que ven disminuidas sus ofertas electorales. Tampoco, es una secta o alguna nueva religión. Es la única vía, para valorar la vida. Vivimos nuevas realidades que exigen a gritos nuevas estrategias. Es replantearse un cambio en nuestro contrato social sectario por un contrato natural incluyente. Requerimos códigos de ética globales. Cambiar ese conservador “sentido común”, por un sentido ambientalista.

El ser humano, tiene la capacidad de reinventarse así mismo y el Planeta requiere esa metamorfosis. Ser un ambientalista implica respetar la convivencia entre nosotros mismos, en armonía con todas las especies y proteger nuestro único hábitat, la Tierra. Pero igual es una postura comprometida, firme y activista. No actuamos como el avestruz, que ante la incomprensión o el peligro mete su cabeza en un hueco, para eludir la realidad. Protegernos como especie y a la naturaleza, es el desafío.

Fuente: Revista eCyrano

 

http://www.ecyrano.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=9102:latinoamerica-ambientalista-mas-alla-de-las-ideologias&catid=42:articulos&Itemid=65